La UCR fueguina repudió la agresión a Macri

Locales 28/12/2016
"No es el modo de manifestarse y no es el camino que nos merecemos los Argentinos", rechazó el partido sobre la agresión de violentos contra el Presidente en Neuquén.
abc
Así quedó la camioneta presidencial, tras la agresión - rionegro.com.ar

La Unión Cívica Radical en Tierra del Fuego encabezada por su presidente Federico Sciurano, salió hoy a repudiar las agresiones contra el presidente, Mauricio Macri, y comitiva presidencial, mientras se encontraban en Neuquén.  “Arrojar piedras a los autos en los que movilizan nuestros representantes elegidos popularmente no es el modo de manifestarse y no es el camino que nos merecemos los Argentinos”, rechazó el ex intendente de Ushuaia.

Mediante un comunicado, Sciurano sostuvo que "el diálogo de los Argentinos lo damos en cada cuerpo colegiado, fábrica, sindicato, organización social y política de la que participamos con el máximo respeto por el ser humano”.   

“El camino de la prepotencia, de la violencia y del insulto revela la imposibilidad de resolver los problemas, la imposibilidad de manejar las propias incapacidades y la imposibilidad de encontrar los caminos institucionales de expresión”, agregó. 

En tanto, el titular del partido afirmó  "esta  situación nos obliga a continuar buscando los caminos y ámbitos de discusión y consenso para empezar a alejarnos de estos modos y acercarnos al ejercicio pleno de la democracia y de la institucionalidad republicana”.

“El partido con sus órganos institucionales debe ser contundente con estos casos en los que no existen atenuantes ni justificaciones”, finalizó Sciurano.

Esta mañana, un grupo de alrededor de diez personas lanzó piedras al vehículo en que se desplazaba el Presidente hacia el evento de inauguración del Centro de Interpretación e información Turística de Villa Traful, provocando la rotura de dos vidrios del rodado. 

La agresión provino de un contingente de la Asociación de Empleados del Estado (ATE), que estaban esperando el paso de la Traffic, que además de apedrear el vehículo tiraron una decena de bombas de estruendo, provocando un fuerte nerviosismo en la custodia presidencial, la policía neuquina y entre el público que esperaba la ceremonia.

Te puede interesar