Cientos de personas se congregaron en la Plaza del Pionero de Coyhaique, 1.708 kilómetros al sur de Santiago, para observar este inusual fenómeno equipados con gafas de cartón especiales para proteger la vista de los rayos ultravioletas e infrarrojos.