Condenan a un enfermero en Ushuaia que robó vacunas gratuitas para luego venderlas 

Locales 12 de junio
El fraude lo había cometido en el 2011 y la Justicia lo condenó con prisión en suspenso. También lo inhabilitaron de por vida para ejercer cargos públicos.

Los jueces del  Tribunal de Juicio del Distrito Judicial Sur condenaron a prisión en suspenso e inhabilitación de por vida al enfermero, Marcelo Duberti, del Hospital Regional Ushuaia que en el año 2011 había robado vacunas antigripales para luego venderlas.

El juicio había comenzado en pasado mayo, bajo la mirada de los jueces Maximiliano García Arpón, con las vocalías de los Doctores Rodolfo Bembihy Videla y Alejandro Pagano Zavalíam, quienes llevan a cabo la causa N° 1749/2016, originaria N° 24453/2014, del Juzgado de Instrucción N° 2 caratulada “Duberti, Marcelo Fabián s/ Defraudación contra la Administración Pública”.

Allí relató que Duberti estaba a cargo de las   vacunas correspondientes a la “Campaña Anual de Vacunación Antigripal 2011”, destinada para los trabajadores  de la estación de servicio del Automóvil Club Argentino (ACA), pero que tuvieron como resultado final al personal del Hotel Canal de Beagle, también del ACA, y por el cual recibió $5280 pesos.

A partir de esa irregularidad,  fue la Dra. Carla Alexia Ponce de la Dirección de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Salud, quien pudo constatar que el personal de la estación de servicio no había recibido las vacunas, sino que fue el personal del hotel y que por esas vacunas se habían pagado.

En la investigación también surgió el número de las vacunas aplicadas por Duberti, con su correspondiente lotes,  

Surgió además que, el número de lote de las dosis que habían sido retiradas del nosocomio local coincidía con las aplicadas por el enfermero Marcelo Duberti al personal del Hotel Canal de Beagle.

Al momento de ponderar los atenuantes, los jueces del Tribunal de Juicio tuvieron en cuenta el hecho de que el imputado no contaba con antecedentes penales computables, y como agravantes se merituó “el mayor desprecio a la Salud Pública, evidenciado por un agente sanitario que lucraba con dosis pertenecientes a un Plan Nacional de Vacunación Gratuito”.

Además, los magistrados le aplicaron una inhabilitación perpetua al enfermero para  para el desempeño de cargos públicos, por haber sido considerado autor material y penalmente responsable del delito de Defraudación contra la Administración Pública bajo la modalidad de Administración Infiel.

Te puede interesar