De Alaska a Ushuaia en bicicleta

Locales 13 de abril de 2018 Por
 El italiano Davide Travelli recorrió 954 días por todo el Continente. "Soy un apasionado de la bicicleta y siempre tuve sed de aventura", declaró.
abc
- Foto: ANSA

Una verdadera aventura realizó el italiano, Davide Travelli, un ex consultor empresarial y apasionado de las travesías en bicicleta, al recorrer durante 954 días todo el continente hasta llegar a Ushuaia.

"Soy un apasionado de la bicicleta y siempre tuve sed de aventura. Entonces, un día decidí partir en busca de una gran aventura atravesando todo el continente americano, diseñando mi propia ruta Panamericana", dijo en diálogo con la agencia ANSA.

Travelli comenzó su viaje el 14 de agosto de 2015 de Prudhoe Bay, Alaska, el punto más septentrional del continente y kilómetro 0 de la ruta Panamericana. El joven sostuvo que eligió la bicicleta porque al viajar de ese modo "se conoce realmente la cultura de un país".

"Se lo atraviesa completamente, no se va solo de A a B, como con un bus o un avión, se transita muy lento para interactuar con las personas que se encuentran en el camino, se acampa fuera de las casas de gente que, a menudo, te invita a comer en su mesa. Viajar en bici te otorga una sensación de libertad infinita", detalló.

A la hora de trazar un recorrido, Travelli sostuvo que siguió la mítica Ruta 40 argentina hasta la ciudad de San Martín de los Andes, Neuquén, y luego tomó el impactante camino de los Siete Lagos hasta Villa La Angostura y llegó a Chile. En Puerto Varas inició la famosa Carretera Austral, volvió a Argentina y luego regresó a Chile, donde llegó a Punta Arenas.

Cuando llegó a Tierra del Fuego, la atravesó por el Paso Bellavista para llegar, por fin, a Ushuaia. También sugirió otro recorrido: atravesar Tierra del Fuego por tierra partiendo de Porvenir, en Chile, llegando a Ushuaia a través del Paso Bellavista".

"Todos pueden viajar en bici, incluso sobre una Graziella (bicicleta de paseo, plegable, Ndr). Claramente, en este caso, el viaje será más lento. Pero se trata de un viaje universal, pueden hacerlo tanto niños como ancianos", sostuvo. La recompensa, lo vale. Aseguró que cuando llegó a Ushuaia sintió "una especie de liberación".

Te puede interesar