Un preso violó durante un año a su propia hija de 9 en Ushuaia

Locales 17 de abril de 2019
El aberrante hecho sucedía mientras la niña visitaba a su padre en la unidad penitenciaria de Goleta Florencia, sin que los guardias detecten esa situación. El interno cumplía una condena por haber violado a su hijastra.

Un preso que cumplía una condena por haber violado a su propia hijastra, ultrajó durante un año a su hija de 9 años en la alcaldía de la calle Goleta Florencia, en Ushuaia. Las situaciones de abusos ocurrieron durante las 29 visitas realizadas entre agosto de 2017 y el 29 de julio de 2018, pero recién se dieron a conocer hoy.

Al respecto, el secretario de Seguridad de la Provincia, Javier Eposto, dijo este miércoles en Radio Nacional que pudo conocer el caso en propia persona “cuando me enteré por la propia madre de la niña cuando salía con su hija de la Alcaldía, por lo que la acompañé a la Comisaría de la Mujer y Familia a realizar la denuncia, e ir a la unidad penitenciaria para salvaguardad las filmaciones” de los ingresos de la menor.

El funcionario dijo que en ese mismo instante se comunicó con el director del Servicio Penitenciario Provincial dando cuenta lo sucedido y pidiendo hacerse cargo de la situación. “Pedía que se haga una requisa, porque el preso tenía un celular dentro del calabozo, y el traslado del interno a Río Grande. Hoy está procesado un penitenciario que estaba a cargo del sistema de control y al preso se le ejecuta la actual pena y la que va a llegar ahora”.

Para Eposto, conocer esa situación “fue shockeante porque recién había asumido al cargo” porque además “vi que había cierto grado de descuido del personal que llevaba adelante las visitas y procedí a pedir las cámaras. porque tenía miedo que todo esto se tape”.

Según trascendió desde el ámbito judicial, los abusos fueron cometidos durante la visita que realizaba la niña junto a mujer, que dejaba a la niña con su padre mientras ella visitaba a su pareja detenida en otro calabozo. “Una tercera persona la podía acompaña a la nena porque por disposición judicial la madre no podía acercarse. Una conocida de la madre, que tenía su pareja presa adentro, era quien la llevaba hasta el calabozo para ver a su padre. Era costumbre que la nena que ingrese al servicio y busque a su padre en el mismo lugar que visitaba”, explicó.

Por otra parte, el funcionario indicó que los abusos se cometieron en el calabozo en donde había sábanas y otros elementos que impedía observar en el interior del mismo. “Hubo una irresponsabilidad en la gente que tenía que garantizar que la nena no pase por eso. Yo me hice cargo de mis errores”, dijo el Secretario y añadió que por el caso quedaron "entre 4 y 5 penitenciarios procesados".

Finalmente, Eposto aclaró que el hecho se encontraba oculto por “pedido de la madre que no quería mediatizar la situación” y que este tipo de noticias “se dan a conocer en épocas de elecciones”.

Cabe señalar que tanto el nombre del preso como su fotografía no se puede dar a conocer porque justamente involucra a su propia hija menor de edad, tal cual como lo establecen las leyes de protección al menor en la difusión de casos por parte de los medios de comunicación.

Te puede interesar