La problemática de los perros sueltos volvió a reflejarse en el Concejo Deliberante

Locales 09/06/2021
En el seno de la Comisión de Calidad de Vida y Turismo se reclamó por políticas municipales para solucionar el problema de años y que afecta la calidad de vida en Ushuaia.
comision concejo

La problemática por los animales sueltos en la vía pública volvió a estar hoy en debate en el Concejo Deliberante, en donde se reclamaron políticas municipales para poner fin al problema que cada año empeora en detrimento de la calidad de vida. 

En la Comisión de Calidad de Vida y Turismo del Concejo, presidida por el concejal Javier Branca,  la referente de Mascoteros Ushuaia, Karina Zayas, tomó la palabra para hablar sobre la actual situación de los animales sueltos y la falta de acciones, pese a que en la ciudad está establecido -desde el 2017- la emergencia sanitaria bajo el "Plan de Manejo de la Población Canina", anunciado por la gestión municipal a raíz de un suceso en donde una mujer fue atacada por una jauría de perros en la Misión Baja.

"Se anunció un plan, se compraron dos camionetas para Zoonosis que había que ver en qué estado se encuentran, y en ese Plan se estableció un lapso de cinco años hasta el 2022 con determinadas líneas de acción como sumar voluntarios para trabajar en Zoonosis", recordó la protectora, para luego señalar que en su momento "se anunció 120 voluntarios y hoy decir que hay 20 es poco".

Zayas destacó, que a pesar de ser pocos colaboradores ante la amplia demanda, "el trabajo en Zoonosis es impecable. Durante el 2020 estas 20 personas lograron sacar más de 30 perros en los caniles, darles lugar de tránsito y darlos en adopción. Todo eso con pocos recursos. Es algo que hay que ajustar desde la Municipalidad donde tiene que convocar al voluntariado".

Otra línea de acción del Plan era la castración de 3200 animales por mes. “Se generan políticas de acción, pero no se sostienen en el tiempo, no se monitorea, no se evalúa y no se vuelve para atrás para pensar qué podemos agregar. De los 3200 animales yo quisiera saber si alguien alguna vez hizo un relevamiento para ver qué se logró y qué no se logró, porque evidentemente algo falla si hoy estamos tratando un programa, un proyecto, para reducir la cantidad de animales en la vía pública", analizó.

En ese orden, sostuvo que "el tema de la castración es fundamental, pero si vos tenés culturalmente la idea instalada en la sociedad en la que tener un perro es ponerle un nombre, un collar y dejarlo que deambule, es un problema". "En el Pipo es impresionante la cantidad de perros que hay, y si vamos a esperar que el vecino vaya, el trabajo es pobre. Hay que agarrar el perro castrarlo y después devolverlo", propuso. 

Sobre el trabajo de Zoonosis, la referente dijo que el personal está sobrepasado de funciones y que cuenta con pocos recursos, como el caso del quirófano que carece de instrumentos.  “Es muy básico, es tristísimo ver que un veterinario trabaje en esas condiciones y ni siquiera hay para sacar radiografía, la reanimación es manual. Hay cosas ahí que se deben solucionar”, apuntó.

Por otro lado, “creemos que el personal de Zoonosis está sobrepasado por la cantidad de demanda que tiene y habría que pensar en algo alternativo como una policía municipal capacitada en la legislación vigente en la protección animal y que actúe como corresponde".

Por su parte, Gonzalo Zarate Presidente de la Fundación "Como Vos, Yo" y Vicepresidente de COMUDI, sostuvo que “el tema de los residuos de los perros generan varios problemas” como por ejemplo en la utilización del bastón para ciegos, ya que el aparato está constantemente en la mano. “La mayoría de los perros no son perros sin dueño, y prefieren que el perro cague en la vereda y no en el patio de ellos”, dijo.

En ese sentido, señaló que “toda captura que hace Zoonosis va a ser criticada, y nunca va haber nadie que se haga cargo y pague la multa, diciendo que es su responsabilidad. Nunca hay nadie que diga yo pasé el semáforo en rojo, hay excusas para todo”

“Es terrible cantidad de materia fecal que hay en la ciudad, tanto en la periferia como en el centro, porque en el centro también hay perros sueltos”, agregó.

Por otra parte, observó que “el tema más grave es el ataque de perros a personas con discapacidad, porque todas las personas sufren el ataque de jaurías de perros. Yo vivo en el barrio 2 de Abril donde hay una jauría de perros a la cual constantemente, los vecinos que no tenemos perros y los que los tenemos adentro, están constante en la calle donde un niño de 10 años, si es atacado, tenemos que agradecer que no haya una víctima fatal”.

MÁS NOTICIAS