Schiavini alertó sobre la problemática de los perros asilvestrados y aseguró que podrían atacar a humanos

Locales 13/07/2022
En sus redes sociales mostró un video sobre el ataque de los perros asilvestrados sobre un guanaco. El peligro a un ataque humano puede suceder en el ámbito rural. El investigador también asegura que pese a la Ley, el Gobierno no toma acciones. 

El biólogo del Centro Austral de Investigaciones Cientificas (CADIC), Adrian Schiavini, divulgó en sus redes sociales un vídeo donde muestra la cacería de perros asilvestrados sobre un guanaco y alertó que lo mismo podría suceder a los humanos que transitan las zonas rurales de la provincia. Además, aseguró que los "productores están solos" en la lucha contra la problemática y que el Gobierno de la Provincia no ha tomado acciones, pese a la ley vigente.

En diálogo con el programa "Laberintos" de Radio Provincia Ushuaia, el investigador explicó que "el impacto del perro asilvestrado, que es hoy en día el carnívoro más abundante del planeta impacta no solo en la vida diversidad nativa, sino también en la salud del ecosistema en los modos de vida, en la producción animal, y en los modos de vida rurales que está vinculado a la producción animal".

En la Provincia, esa amenaza está latente ya que los perros "en el ámbito rural están prácticamente sin control, salvo acciones puntuales que están llevando algunos productores como el uso de perros protectores de ganado, que son razas que cuidan las ovejas de otros predadores, o la acción directa como puede ser caza con trampa o rifle para tratar de controlar este problema. También hay ataques a vacas en muchos establecimientos, donde luego de la reducción de cabezas ovinas debido a la acción de los perros asilvestrados, decidieron reconvertir su actividad productiva en la producción bovina con la idea de que la vaca, al ser más grande, es menos vulnerable a los ataques de perros asilvestrados, pero eso no es así y en la experiencia a lo largo del tiempo, en los últimos 10 años, demostró que eso no es así".

La autora del vídeo, que logró capturar la cacería de los perros asilvestrados sobre un guanaco, le aseguró al investigador haber perdido 10 terneros como consecuencia de esos mismos ataques. "Los perros asilvestrados atacan también a las vacas y la gente tiene que entender que el perro, no siempre, ataca como un predador, porque hereda ese comportamiento de sus variantes antiguos que es correr", por lo cual "estando en el campo comienzan a correr cosas que corren como puede ser una oveja, un guanaco, un ternero, un ovillo, y eso tiene diferentes resultados".

En los ataques de los perros las víctimas terminan muertas o gravemente herida debido a los alambrados. "Los ataques se producen víctimas fatales o simplemente quieren a los animales que terminen muriendo posteriormente por las heridas o terminan con un animal empantanado en un chorrillo. Muere de frío, que no puede salir de ahí, entonces los impactos son múltiples porque es un predador ineficiente, que ataca y acosa por diferentes motivos", precisó el profesional.

El comportamiento de los perros

En el año 2018 se realizó una encuesta en establecimientos rurales, de los cuales 26 respondieron que el mayor tamaño en jauría fue de 11, pero también aparecen de 5. "Atacan por una expresión del instinto predatorio, ordinario y berreta. Un predador carnívoro predador, es lo que menos quiere es que lo detecten, por lo tanto, en el caso de lobos u otros predadores acuden al acecho a esconderse a desplegar una caminata de acecho pegados al suelo para evitar ser localizado, mientras que los perros asilvestrado son como una banda de adolescentes sueltos que van a hacer despelote", describió Schiavini.

Otra de las consecuencias que tiene la acción de los perros asilvestrados "es producir una gran cantidad de carroña en el ambiente que es aprovechada por otros carroñeros, entonces no siempre el perro vuelve. En esencial es carroñero donde lo haya dejado".

El Gobierno es ineficiente ante el problema 

"La ley se reglamentó en una forma un poco apurada hacia el año 2018, pero en esencia lo que había que hacer, lo que intentamos realizar entre varios sectores de la producción, la ciencia, la misma gestión, era instalar un sistema de trabajo donde nos sentáramos a diseñar el mejor plan que pudiéramos diseñar para atacar este problema. Lamentablemente eso no pasó en la última reunión del Comité de Perros y que fue un taller que se hizo en octubre de 2018. Han pasado cuatro años desde ese momento y prácticamente no ha habido ninguna actividad, por así decirlo comunitaria. Aún la pandemia para mí no es una excusa para poder haber avanzado, porque nos podemos sentar a conversar e intercambiar ideas. La ley generaba un fondo específico que se genera con la mitad del impuesto inmobiliario de los ámbitos rurales y eso hoy en día no alcanza prácticamente para pagar un contrato de una persona que hoy en día está contratada por el Gobierno de la provincia para tratar de conducir esto. Pero si ese dinero no alcanza apenas, no alcanza para los gastos corrientes ni para las otras cosas que hay que hacer. Entonces se está el error en la administración de pensar que las acciones de contra los perros asilvestrados solo se pueden financiar desde la ley", entendió el biólogo.

"El ataque de especies exóticas invasoras no puede darse el lujo de tener los mismos circuitos administrativos, como se puede tener una compra de 100 litros de detergente para los colegios de la provincia", agregó y pidió "reaccionar con velocidad y celeridad".

 No hay un trabajo hoy en mancomunado desde lo gubernamental

"Yo estoy en contacto con varios productores y puedo decir que el trabajo es más bien solitario. Todavía hay, y esto lo digo con agarrado dolor, a casi 3 años de gestión, todavía no se han vuelto a reunir la Mesa Asesora Técnica de Perros Asilvestrados y hemos tenido tiempo, independientemente de la pandemia", sostuvo.

Asimismo indicó que "hoy los productores están trabajando en soledad, hay algunos productores, como decía antes que están atacando el problema con perros protectores de ganado, que son los productores del ecotono que todavía están sosteniendo la producción ovina, y los productores del norte todavía no tienen el problema de perros asilvestrados, pero la zona del ecotono quedan 10 establecimientos que hacen ovinos, los otros han cambiado a bovinos".

También hay "establecimientos que no se están haciendo nada, que representan verdaderos baldíos como refugios para los perros asilvestrados. Por eso en los estados del mundo se ataca con una lógica de cero alambrados".

Como solución, Schiavini propone "la adopción de perros protectores de ganado, que son perros de razas muy grandes generados en Europa Central, de 50 a 60 kilos, que desde que nacen se los cría con ovejas. Ellos conviven con ovejas desde que son cachorros están continuamente con las ovejas en las majadas y es como que entienden exactamente lo que está pasando en la majada. Protegen espacios muy importantes de varios kilómetros cuadrados de extensión".

Lamentablemente, la acción hoy pasa por cacería, armas de fuego, pero esas herramientas "requieren mucha inversión de tiempo y personal, y eso es realmente muy costoso". 

Los perros asilvestrados y la culpa humana

Los perros asilvestrados tienen el origen de las ciudades, a lo que se suma el abandono de los perros en las rutas. "Ese es el origen hace varios años de los perros y todavía no se puede decir que hay emplazamiento del perro de la ciudad hacia la periferia. En de Tolhuin y Río Grande, pero ya sabemos que hay mucho nacimiento y madrigueras en el campo, y eso quiere decir perros nacidos en completa silvestría y no interactúan con el hombre".

Como advertencia, el profesional señala que los perros asilvestrados podrían atacar a seres humanos. "Estos perros que han nacido en silvestría no conocen al ser humano, entonces el ser humano es una potencial amenaza", alerta y sostiene que quienes podrían sufrir las consecuencias de los ataques son aquellos que "pasen cerca de una madriguera con una hembra cuidando a sus cachorros, entonces ahí la hembra va a desplegar su instinto maternal de defensa".

"No conozco de ataques directos a personas que hayan derivado en mordeduras y lesiones en el ámbito rural. He escuchado así gente que tuvo que subirse en un árbol y cosas por el estilo, pero nada quita que esto vaya a ocurrir con gente que trabaja en el campo o con turistas o gente que haga recreación en el ámbito rural", aseveró en la extensa nota en la emisora radial.

Te puede interesar