Acusan a una concejal de Ushuaia de usar planes sociales para beneficio propio

La grave acusación recae sobre la recientemente asumida en el Concejo, Analía Escalante, a quien la acusan de utilizar los planes sociales para hacer política y realizar trabajos en su casa. La denunciaron al 134.

Locales 20/12/2023
escalante1
Foto: FORJA

Una grave acusación recae sobre la concejal de Ushuaia por el partido FORJA, Analía Escalante, y quien asumió su banca el viernes pasado, a quien la señalan de utilizar los planes sociales del Gobierno para beneficio propio como militancia política y tareas en su casa. Por eso, fue denunciada a la línea 134 que impulsó la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, para informar sobre sus actos.

En los estudios de Radio Provincia Ushuaia, Carolina y Roxana comentaron que todo comenzó cuando ingresaron "a la gestión de gobierno por un plan" ya que una de las damnificadas tiene un comedor en el barrio Esperanza 2, donde se realizan diferentes actividades como "cocinarles a los vecinos" y clases de apoyo a alumnos durante la pandemia del coronavirus.

Con ese acto de solidaridad, "Analía Escalante se acerca a mí, ofreciéndome un plan, pero a la vez que yo me acerque a la fundación que tiene esta persona, que en realidad es un disfraz, porque es una sede política donde la única asistencia social que hacen son dar algunas viandas para algunas personas".

"Quiso darle un tinte de fundación en una época donde realizó y talleres, yo fui una tallerista y todo eso lo hacía por el importe de 40 mil pesos que es el plan.  Obviamente tenías que hacer la militancia, que era salir a caminar, a volantear para acompañar a la gestión y en este caso para acompañar la campaña política de esta señora que se postulaba para concejal", añadió.

Según revelaron, durante la campaña Escalante "empieza a prometer cosas por el camino a la gente de común, a gente de a pie, gente que cuando ella gana empieza a querer cobrar sus respectivas promesas. Ella me pide que empiece a concurrir a diario a la fundación como a cumplir un horario y a encargarme de todos estos casos supuestamente sociales".

"Tuve que empezar a poner yo la cara por esta señora y gestionar porque gracias a Dios tengo buenos contactos  y gestioné para solucionar todos estos problemas de las cosas que esta señora no está dispuesta a pagar", explicó una de las mujeres y aseguró que las tareas llevaban "12 horas".

Sin embargo, "en los últimos tiempos cuando ya tenía que empezar a pagar, por decirlo de alguna manera, el compromiso político, empezó a maltratarme verbalmente cosa que yo veía con el resto de mis compañeros les hacia lo mismo, los cuales en algún momento fueron a Gobierno a exponer su situación”, pero “nadie hace nada y la esta señora se jacta de burlarse de la gente que se queja de ella y de decir yo desde la banca le voy a tirar besitos a todos".

Otra de las mujeres, contó en la emisora que también ingresó por un plan con una promesa de trabajo: "Yo tengo un nene con epilepsia el cual me costaba mucho comprarle los medicamentos, necesitaba ayuda. Se acercó ella a mí y me ofrecieron una ayuda que en realidad lo único que pasó fue que me utilizaron, y si no hacía lo que me pedían, era todo como una cuestión de que 'te vamos a sacar esos 60 mil pesos'". 

"Las amenazas siempre son constantes; el que habla, el que se enoja, el que no comparte la opinión de esta señora, ‘le doy de baja el plan’", aseveraron.

La mujer con un niño con epilepsia también dijo que "me han llamado a cualquier hora para hacer cosas personales como ser hacer pizzetas para el cumpleaños del hijo, inclusive un compañero lo sacaron del plan porque no quiso limpiar la casa de Escalante" donde la concejal pretendía que le realicen “una zanja en su vereda y le limpien el depósito" de su casa.

Entre otros pedidos que habría hecho la concejal de FORJA era solicitar dinero a las personas que cobraban los planes para la Fundación "Transformando Ushuaia". "Esto de pedirle dinero a la gente que está cobrando 60 mil pesos fue la gota que rebalsó el vaso. Yo me podía bancar que me trate mal, que no cumplan con sus palabras, que nos pidiera cosas como cocinarle al novio, al hijo para ella, pero nosotros no estamos acá para hacer estas cosas", reprochó.

Todos estos hechos habrían llegado al odio del gobernador, Gustavo Melella, cuya respuesta habría sido "andá y trabajá tranquila".  

"Como me pasa a mí, a muchas personas están ahí y siguen estando a pesar de todas estas cosas porque están esperando un trabajo", reveló una de las mujeres, quien reclamó a las autoridades "cambiar de referente, porque yo quiero trabajar, yo estudié para poder seguir trabajando en el Hospital y aun así no tengo trabajo y eso daña un montón".

"El discurso de ellos es si no tenés referente, un puntero político, no podés seguir en el hospital porque quién va a pelear por vos por la planta", señalaron y luego informaron que se encuentran actualmente sin empleo.  

La situación vivida en la fundación obligó a una de las mujeres asistir al psicólogo de Salud Mental del Hospital.

Por la utilización de los planes para política, las mujeres decidieron llamar al 134 y denunciar la situación.

Te puede interesar
Lo más visto