Luego de varios años de investigación la NASA obtuvo la certeza de que la Luna contiene H2O

Interés general 09/11/2020
Gracias a SOFÍA se confirmó la presencia de agua en la Luna. 600 millones de toneladas de agua se estima que se encuentran en el polo norte del satélite según los últimos estudios.
luna

Desde la llegada del hombre a la Luna se creyó que la superficie era seca, pero hace unos años se comenzó a barajar la teoría de que contiene agua. 600 millones de toneladas de agua se estima que se encuentran en el polo norte del satélite según los últimos estudios, mientras que el polo sur atesora grandes cantidades de agua congelada. El problema con el que se encontraban los científicos es que las observaciones que se pudieron hacer hasta el momento no determinaban si estaban ante la presencia de agua (H2O) o grupos de hidroxilo (OH), un grupo funcional compuesto de 1 átomo de oxígeno y 1 de hidrógeno.

Gracias a la información obtenida por el avión Boeing 747SP diseñado por la NASA se pudo llegar a la conclusión de que el material hallado en la superficie lunar es H2O, ya que fue capaz de detectar las moléculas de agua. SOFIA (Stratospheric Observatory for Infrared Astronomy) planea por los cielos desde el año 2010, en altitudes de hasta los 14.000 metros. Además, esta aeronave modificada tiene un telescopio de 2,7 metros de diámetro construido por DRL, la agencia espacial alemana que puede realizar observaciones en infrarrojo entre longitudes de onda de 0,3 y 1600 micrómetros. La relación de la NASA con la compañía Boeing no es reciente ya que desde hace tiempo trabajan en conjunto para diseñar nuevos modelos de aviones.

A mediados de 2018 SOFÍA realizó un vuelo a más de 13.000 metros de altura, a esa distancia de la superficie terrestre la visibilidad del espacio mejora ya que no se encuentran las perturbaciones de la atmósfera, y captó la longitud de onda puntual de las moléculas de agua en el cráter Clavius, un boquete de aproximadamente 200 km de diámetro cerca del polo sur de la Luna. Luego de dos años de minuciosas investigaciones se pudo confirmar la presencia de agua en el cráter, pero no está en grandes superficies, sino que se encuentra acumulada entre la tierra en pequeños depósitos o atrapada en cristales creados por impactos de asteroides. Los científicos creen que las moléculas del agua son producto del impacto de pequeños meteoritos y la reacción con el OH.

Este descubrimiento se pudo llevar a cabo gracias al avance de la tecnología y es de gran importancia para las futuras misiones tripuladas que se enviaran al satélite no solo para el consumo humano de agua, sino que también para la creación de combustible. Este avance tecnológico ha crecido tanto en los últimos años que se puede realizar todo tipo de actividades. El consumo de internet es mucho mayor que hace unos años debido a los juegos que se ofrecen como son los clásicos juegos de casino online con la roulette, el Blackjack entre otros o la venta económica como se puede encontrar en MercadoLibre u otras tiendas online, como así también nos permite estar más informados y actualizados sobre lo que pasa en el mundo, como este tipo de descubrimientos.

De cara a la próxima misión, Artemis que cuyo objetivo es llevar a la primera mujer a la Luna, el Boeing 747 seguirá buscando rastros de agua en otros lugares iluminados por el sol, pero durante diferentes fases lunares para estudiar y aprender más acerca de cómo se almacena, produce y mueve el agua en la Luna.

Además, el siguiente reto que se plantean los científicos es encontrar un método para extraer esa agua encontrada en la superficie y convertirla apta para el consumo humano ya que posiblemente contenga mercurio y otros contaminantes. Una de las ideas es colocar en la superficie del satélite grandes paneles solares para iluminar el interior de los cráteres que no les da el sol y así extraer el agua acumulada.

Por el momento, el observatorio aéreo más grande del mundo se encuentra en Hamburgo desde hace unos meses donde recibirá un mantenimiento programado en las instalaciones de Lufthansa Technik. Se le realizará diversas inspecciones y actualizaciones por parte del personal de vuelo, aeronaves y científicos del Centro de Investigación de Vuelo Armstrong y el Centro de Investigación Ames de la NASA

TE PUEDE INTERESAR