Carlos Martinic, ganador de Bake Off Argentina: “Parte de mi esencia es llevar mi provincia”

Locales 10/11/2021
El docente de Río Grande se consagró ganador en el reality de Telefé y se llevó un premio de $1.500.000.

Oriundo de Río Grande y de profesión docente de primaria, Carlos Martinic, se alzó con el premio del mejor pastelero amateur del país en el programa Bake Off Argentina, el reality de Telefe, lugar donde plasmó los sabores fueguinos a través de distintos postres.

En diálogo con FM Máster Ushuaia, el gran ganador del programa sostuvo que desde consagrarse ganador del programa "lo que cambia son las notas periodísticas, pero mi día a día sigue igual. Estoy con mi cuaderno, tomando mates y tratando de ser lo más normal y común posible".

Sobre su participación en el programa y presentaciones ante el jurado, Martinic explicó que hizo "algunas cosas más conocidas, otras de vanguardias, pero parte de mi esencia es llevar mi provincia y sobre todo mi ciudad, Río Grande por todos lados" como fueron los postres ruibarbo, el licor de ñire, mermelada de calafate.

En ese sentido, dijo que la pastelería es lo contrario a lo que él realiza día a día: "Yo soy de cocinar mucho, pero hago cosas más saladas", sin embargo "vengo de una familia clásica y tradicional, entonces tengo cosas propias de la pastelería tradicional, que según dice la gente son re difíciles. A mí me salen naturalmente como por ejemplo hojaldres, las tartas, que son un poco más complicados para llegar a los puntos y laminados, pero que para mí son las únicas cosas que hago. El resto como ganache, las mousses, los bizcochuelos de distintos aceites y manteca, son cosas que jamás hacia y aprendí en la competencia".

"Me gustó muchísimo y el programa nos hizo conocer la pastelería de vanguardia, que me fascinó y que de alguna manera me quiero capacitar en eso", dijo el ganador quien además afirmó que "para la mayoría fue un mundo nuevo y muchos no sabíamos nada de pastelería, y pudimos avanzar y crecer en la competencia".

En ese orden, aclaró que en su participación en el programa fue buscar el mérito propio y no a través de los errores que pudieran realizar sus compañeros: "Tengo una filosofía en competencia que nunca quise ganar porque al otro le saliera mal. En los momentos que tenía tiempo iba a ayudar a los demás, de que si ganaba era que quería ganar por haber hecho bien las cosas y no por los errores de los demás. Es fundamental en un mundo donde se vive en competencia".

Por otro lado, Martinic dijo que a partir de ese premio buscará la forma de encuadrar su trabajo como docente y la pastelería. "Hoy estoy apasionado con la pastelería. Capaz que es fácil complementar; algún tiempo hacer pastelería y otro educando. Ahora tengo que mirar a esas cosas o en qué momento hacerlo".

MÁS NOTICIAS