"Worman opina mezclando peras con manzanas" dijo Zavalía en respuesta a las críticas por el balotaje municipal

Locales 04/10/2022
El integrante de Juntos Por el Cambio salió a responder al ex funcionario de la gestión Bertone que había cuestionado el balotaje municipal, un punto que se discute en la reforma de la Carta Orgánica municipal.
abc
La nota de opinión de Worman en El Diario del Fin del Mundo

"[Guillermo] Worman opina mezclando peras con manzanas" afirmó Alejandro Pagano Zavalía luego de que el ex presidente de la DPOSS durante el gobierno de Rosana Bertone cuestionara el balotaje para intendente que se discute en la reforma de la Carta Orgánica Municipal.

En una nota de opinión, el integrante de Juntos por el Cambio salió a responder las declaraciones de Worman realizadas en El Diario del Fin del Mundo con fecha de este martes, y defender la reforma que se impulsa.

La respuesta de Zavalía publicación de Worman en El Diario del Fin del Mundo

En fecha 3/10/2022 salió publicada en EDFM una nota de opinión del Sr. Guillermo Worman, en la que el mencionado ex funcionario de Bertone realiza una serie de apreciaciones personales del ballotage, tan insustanciales como tendenciosas.

En esa línea, critica el ballotage o segunda vuelta, y refiere que no sería adecuado para Ushuaia porque dicho sistema “no suele utilizarse a nivel municipal” o que “generaría mayor confusión en el régimen electoral” y que generaría costos innecesarios a la sociedad local.

Debiera ser suficiente para refutar a Worman, señalar que el hecho de que un sistema “no suela utilizarse”, no implica que el mismo sea malo o que funcione mal. Podría encontrarse una multiplicidad de factores que expliquen el “por qué” de su falta de uso, uno podría ser el ánimo de políticos de perpetuarse en los cargos como sucede con los barones del conurbano bonaerense.

Worman opina, mezclando peras con manzanas, vinculando conceptos que no tienen que ver con el tema de opinión (preferencias y paridad), para descalificar la iniciativa de la oposición; y además, subestima al ciudadano insinuando que se confundirá al momento de votar…

Las opiniones vertidas por Worman, resultan superficiales y carecen de un verdadero fundamento dado que omite analizar de forma real el sistema de ballotage (de doble vuelta) y solo lo critica en forma tangencial: no menciona ni una sola vez la palabra “legitimación en el cargo”.

En efecto, no se trata –como erradamente señala el autor- de un problema de “gobernabilidad”, se trata de una cuestión de “representatividad”, es decir, que la persona que ocupa el cargo de Intendente no sólo sea el más votado, sino el que represente en mayor porcentaje a la sociedad ushuaiense.

El problema que existe –inexplicablemente omitido por Worman-, es que hoy, un candidato puede ganar con escaso margen de apoyo en las urnas lo que equivale a decir que gran porcentaje de la gente opta por otro u otros candidatos o candidatas (como sucedió en el año 2015).

Y el problema no es ese (el Intendente electo con escaso porcentaje), sino todas y cada una de las políticas que ese Intendente o Intendenta pueda llevar adelante, en beneficio de unos pocos y en detrimento de la gran mayoría que no lo votó; porque precisamente no tiene legitimación o apoyo de la sociedad.

Desde otro lado, destaco que la reforma de la Carta Orgánica fue ad honorem porque así lo estableció un Concejo Deliberante adepto a las políticas de un Intendente que impulsó la modificación con fines políticos y no para realmente beneficiar a la sociedad local.

Un Concejo Deliberante que con su Ordenanza de declaración de la reforma violó flagrantemente la Constitución de la provincia de Tierra del Fuego que expresamente establece que los Convencionales Constituyentes deben percibir una dieta (sueldo) igual a la de un Concejal.

Ello, con el espurio e ilegal fin de que el ciudadano común y corriente esté impedido de participar (¿quién lo haría sin cobrar, si paralelamente debe alimentar a su familia?).

No importa, pasó agua bajo el puente, nos ajustamos a las reglas del juego.

Finalmente, es importante decir que desde nuestro bloque y los demás de la oposición sostuvimos la bandera de la reducción del gasto político porque consideramos que es la forma de “escuchar” al ciudadano.

Pero ese gasto político excesivo, injustificado y que esquilma a la gente, no radica en el funcionamiento del sistema republicano y democrático de las elecciones (si fuera así, siguiendo a Worman habría que eliminar las elecciones y que gobierne el que se imponga por la fuerza).

El gasto político radica en el manejo descontrolado de las arcas públicas, en la falta de control de una Sindicatura que obtiene sus ingresos del mismo Intendente que debe controlar, en los puestos políticos ocupados por personas que no llevan a cabo ninguna función verdadera en Secretarías, Subsecretarías y Direcciones, en empresas del estado, etc…

Una nueva elección, en realidad una segunda vuelta, generaría que la ciudad esté representada por una persona legitimada por una verdadera mayoría, o por lo menos una mayoría mejor representada. Para ello, los candidatos y candaditas a ocupar el máximo cargo de la ciudad, tendrán que ganarse o conquistar al electorado con el que tienen menor afinidad, mejorando de esa forma la calidad institucional del municipio.

El propio Lula Da Silva en el contexto de las elecciones nacionales para presidente de la República de Brasil, refirió hace escasas horas que “lo importante de la segunda vuelta es que la gente tiene la oportunidad y tiempo para analizar y madurar las propuestas de cada candidato y elegir a conciencia”.

No le tengamos miedo a esta maravillosa herramienta, y sobre todo, no subestimemos a la gente.

Te puede interesar