La carta de una comerciante de Ushuaia: "A mi el estado no me da de comer, simplemente me está fundiendo con sus medidas"

Locales 22/05/2021
La propietaria de un salón infantil de Ushuaia cuestionó las restricciones que impactan de lleno al sector privado y apuntó a quienes defienden el "quédate en casa".

Las nuevas medidas restrictivas implementadas por el Gobierno nacional y que repercuten a la Provincia, vuelven a impactar al sector privado, que ya viene golpeado en los últimos años y que con las cuarentenas se fue agudizando. Así diversos sectores mercantiles salieron a criticar las restricciones, como fue el caso de Mariana Perassi, la propietaria de Parque de Colores, el salón infantil de Ushuaia, que a través de una carta afirmó que el Estado "simplemente me está fundiendo con sus medidas" y reprochó la actitud de quienes defienden el "quédate en casa". 

"A partir de este momento mi facturación pasa a CERO.. mis defensas contra el Covid son iguales que las de cualquier mortal, no soy una persona mayor ni tengo alguna enfermedad que me permita vacunarme, tampoco soy considerada una trabajadora esencial, si me enfermo quizás la pase mal, o quizás tenga la suerte de superarlo sin mayores dificultades, lo sabré cuando me toque. Pero estoy por salir de casa para ir a mi trabajo, tratar de vender algo de mercadería como para subsistir y seguro me vas a escuchar quejarme de todas estas medidas", apuntó la mercantil, en la carta publicada en Facebook.

"Si estás cobrando un sueldo y podés quedarte en casa, hacerlo, si podés venir a comprarme algo, hacelo y si de tan aburrido que estás en casa decidís criticarme porque puteo contra este gobierno de mierda que es incapaz de ayudarme a mí y a muchísimos en las mismas condiciones que yo, pensalo dos veces porque si estoy saliendo de casa hoy es simplemente porque yo no voy a cobrar el sueldo que vas a cobrar vos. Pero tengo las mismas cuentas que vos, la misma heladera para llenar que vos, impuestos como vos, pero más caros porque tengo un comercio... Y pese a todo, las mismas defensas que vos contra este virus... Pero mi vida está más devaluada que la tuya".

"A mí el estado no me da de comer, ni me vacuna, ni me protege.... Simplemente me está fundiendo con sus medidas", apuntó. 

"Sin embargo, desde que empezó esta pandemia fui a laburar todos los días de lo que se pudo: delivery, venta de globos, después de a cinco alumnos, después de a 10... Y me cuido cada día porque cuando me toque enfermarme será porque me contagié laburando y tratando de salvar lo poco que me queda", concluyó la comerciante, cuyo salón fue uno de los últimos en volver a funcionar, tras la cuarentena del 2020.


 

MÁS NOTICIAS