Un crucero que debía pasar por Ushuaia para ir a la Antártida quedó varado en Buenos Aires

Buenos Aires 19/11/2019
El crucero de lujo tenía llevar a ciento de personas, que habían pagado más de 20 mil dólares para ir a la Antártida, pero los dueños de la empresa desaparecieron ante el reclamo de deudas.
crucero antartida1
- Foto: One Ocean Expeditions

Un crucero de lujo, que debía haber pasado por Ushuaia para realizar una visita a la Antártida con cientos de pasajeros, quedó varado en el Puerto de Buenos Aires, luego de que los dueños de la empresa desaparecieran ante reclamo por deudas.

Se trata del buque RCGS RESOLUTE, un crucero de lujo de bandera portuguesa, que debía haber amarrado en el Puerto de Ushuaia el pasado 1 de noviembre, pero ante la desaparición de los dueños de la empresa, ya lleva más de dos semanas varado en el Puerto de Buenos Aires y sin poder salir, según publicó hoy el Diario Clarín.

Las fuentes consultadas por el medio señalan que la empresa que organizó los viajes se trata de la canadiense One Ocean Expeditions (OOE), la cual enfrenta una demanda por cargas de combustibles del crucero y que nunca se habrían pagado.

Ante el reclamo, se emitió una orden judicial prohibiendo la navegación del crucero. En tanto los dueños de la empresa turística desaparecieron y los 500 pasajeros debieron regresar a sus países por sus medios y sin haber recuperado el dinero invertido para la exploración en la Antártida.

La empresa canadiense, que adeuda sueldos a más de cien integrantes de su staff, publicó en Facebook un comunicado en el que anunciaba que estaba en un proceso de “reestructuración”.

“Desafortunadamente, la difícil realidad es que en los últimos meses no hemos estado a la altura de estas altas expectativas que nos fijamos como líderes en la industria de cruceros de expedición. Como resultado del incumplimiento del contrato que sufrimos a principios de este año, nuestra compañía ahora se encuentra en un período difícil de reestructuración”, indicó OOE en Facebook.

Sin embargo, la empresa "desapareció" y no hay a quién reclamarle. "Ahora todo cayó sobre el dueño del barco, quien tiene que hacerse cargo de las demandas", comentaron a Clarín fuentes del caso.

TE PUEDE INTERESAR