Día Mundial de la Hipertensión Arterial: “Es importante limitar el consumo excesivo de sodio"

Salud 17/05/2021
Desde el Ministerio de Salud de la Provincia brindaron una serie de consejos para evitar la enfermedad que afecta al 40% de la población argentina.
abc
Foto: iStock

Frente al Día Mundial de la Hipertensión,  integrantes del Ministerio de Salud de la Provincia brindaron una serie de recomendaciones para cuidar la presión arterial y prevenir patologías cardiovasculares, teniendo en cuenta que en Argentina, más del 40% de la población adulta tiene presión arterial elevada, lo que representa aproximadamente 16 millones de personas, de las cuales un tercio desconoce su condición. 

“La hipertensión arterial es el principal factor de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares, especialmente enfermedad coronaria y enfermedad cerebrovascular, pero también para la enfermedad renal crónica, la insuficiencia cardíaca y la demencia”, dijo la referente provincial de Enfermedades Cardiovasculares, Ana Grassani, quien también señaló que "la medición precisa de la presión arterial es fundamental para el diagnóstico y el tratamiento adecuado de la hipertensión”.

Romina Cortés, responsable provincial del Programa de alimentación saludable explicó que "la hipertensión arterial constituye un grave problema de salud pública que requiere dar continuidad y profundizar las políticas públicas vigentes, así como también fortalecer la concientización de la población sobre la necesidad de reducir el consumo de sal”.

Precisó que “se registró una reducción en la utilización de sal de mesa después de la cocción o al sentarse a la mesa, que pasó de 25% en el 2005 a 16,4% en 2018; y un aumento en la cantidad de personas que se realizó controles de presión arterial”, y destacó que esto refleja que “las acciones de promoción y difusión en relación al uso de sal y prevención están teniendo efectos sobre la comunidad, y esta está empoderándose para tomar decisiones más acertadas y oportunas en cuanto a su alimentación y salud”.

Gabriela Gainza, integrante del Programa Provincial de Alimentación Saludable, resaltó que “es importante limitar el consumo excesivo de sodio, que es una de las principales causas de Hipertensión Arterial (HTA)”, y detalló que “la OMS recomienda consumir hasta 5 gramos por día, y en Argentina se consume más del doble”. 

“La mayoría de la sal que se consume está oculta en los alimentos ultraprocesados”, alertó la profesional, y detalló que se trata de “todos aquellos alimentos que estén enlatados, empaquedados o embotellados, y que han tenido un procesamiento industrial”.

Recomendaciones para disminuir el consumo de sal:
1. EVITAR el consumo de alimentos procesados y ultra procesados. Por ejemplo los snacks o productos de copetín, fiambres y embutidos,  quesos duros o rallados, manteca o margarina, panes y galletas, amasados de panadería, copos de cereales, conservas de vegetales, aderezos, bebidas azucaradas, caldos y sopas, pickles o encurtidos, entre otros.

2. AUMENTAR el consumo de alimentos naturales y de elaboración casera. Por ejemplo frutas y verduras, cereales integrales, aceites crudos, legumbres secas, frutas secas y semillas sin el agregado de sal, infusiones naturales, quesos blandos con bajo contenido en sodio, carnes, entre otros.

3. REEMPLAZAR la sal por otras especias y hierbas aromáticas, como condimentos naturales aromáticos (perejil, romero, estragón, tomillo, orégano, laurel, cilantro, coriandro, salvia, anís, nuez moscada, azafrán, albahaca, clavo de olor, menta, vainilla, canela, comino, cúrcuma, enebro, eneldo, cardamomo, mostaza en grano o en polvo), ácidos  (limón, vinagre de manzana, aceto balsámico), picantes (ají molido, pimentón dulce, curry, páprika, pimienta blanca y negra, jengibre), aliáceos (ajo, cebolla, cibulette, cebolla de verdeo), etc.

4. RETIRAR el salero de la mesa y EVITAR el uso de sal durante la elaboración de la comida (es preferible agregar solo un poco al final).

Para finalizar, las especialistas en nutrición recalcaron que  “siempre menos sal, es más sabor”, es decir, que “la sal no tape el gusto de los alimentos, su diversidad y riqueza”.

MÁS NOTICIAS