Pocos vacunados en la cuna de la Sputnik V

Mundo 03/05/2021

Desde el comienzo de la pandemia y hasta la fecha la población rusa ha demostrado poco interés por los cuidados por la pandemia del coronavirus. Bares abiertos sin limite de personas, recitales sin distanciamientos, reuniones sociales sin cuidados, y restricciones casi nulas en la capital rusa, donde nace la Sputnik V.

En Moscú existen centros de vacunación e incluso se puede llegar a obtener la vacuna en cualquier parte del centro ruso. En algunas ciudades rusas, los mayores son tentados con descuentos o dinero en efectivo a cambio de un pinchazo de Sputnik V.

Sin embargo, el incentivo de dinero no cumple con las expectativas de los rusos que en muchos casos se niegan a ser vacunados y otros muestran un desinterés por la pandemia. "Durante 2020 la población rusa fue bombardeada con mensajes contradictorios", explica Vasili Vlasov, experto en sanidad pública de ka Higher School of Economics. "Primero, que la COVID era una falsa amenaza, simplemente un resfriado. Luego que era una infección mortal, más tarde se prohibió salir de casa. Después todas las vacunas mataban el virus menos la rusa. Creo que todo eso llevó a a la gente a evitar lo que cree que es razonable evitar".

Ante este panorama, el objetivo del Kremlin de conseguir la inmunidad de rebaño para final de verano se hace harto complicado. Otra de las razones, según los especialistas, son los fallos en el sistema de distribución, que han dejado a algunas regiones sin suministros.

"Ahora en Rusia se ha contagiado la misma cantidad de gente que en el pico de mayo de 2020 y mueren el doble de personas que entonces", advierte Vlasov.

Según datos oficiales, el número de infecciones diarias es de entre ocho y nueve mil, con hasta 400 fallecimientos. A pesar del aumento de la incidencia, no se habla de una tercera ola. Entonces, ¿para qué vacunarse? piensan muchos.

rusia (2)

Moscú antes de la primavera. Foto Ushuaia 24

MÁS NOTICIAS